La biomasa como fuente renovable de energía para el medio rural. BIOMAS-Cuba. Fase III

Proyecto Biomas-Cuba. Energía ecológica corrobora su utilidad

Autor: Ventura de Jesús | corresponsales@granma.cu

Publicado en periódico Granma. Órgano Oficial del PCC. 21 de febrero de 2017

PERICO, Matanzas. –Tras varios años de ensayo, el proyecto de la biomasa como fuente renovable de energía para el medio rural (Biomas-Cuba), financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), corrobora su utilidad en el propósito de aprovechar el potencial natural de los agroecosistemas para producir energía ecológica por vías sostenibles.

Se trata de una experiencia que resulta efectiva en lo económico y para el medioambiente e impacta además en el ámbito social, pues contribuye a mejorar las condiciones de vida en zonas rurales, comentó Yuván Contino Esquijerosa, investigador de la Estación Experimental de Pastos y Forrajes Indio Hatuey.

Dicho proyecto se inscribe en los planes de desarrollo de la generación de energía con fuentes renovables y hasta la fecha ha dejado notables experiencias en el territorio matancero y en varios escenarios del país.

La búsqueda de alternativas energéticas para el desarrollo agrícola es de suma importancia atendiendo al encarecimiento e inestabilidad de los precios de los combustibles fósiles y sobre todo a la necesidad de reducir las emisiones de gases con efecto invernadero.

Sostuvo que además de la línea de gasificación de la biomasa con enfoque agroecológico y biodiesel se han construido biodigestores en varios municipios de la provincia, lo cual permite el empleo de biogás como fuente renovable y eficiente de energía para diferentes usos.

Entre otros beneficios, Contino Esquijerosa mencionó la cocción de alimentos sin necesidad de depender de leña y carbón para la obtención de combustible doméstico como única alternativa, la protección del medioambiente y el uso de los lodos finales y el efluente como biofertilizantes.

Gracias al proyecto se les dotó a estas familias de un módulo de cocción que permite el aprovechamiento adecuado de esa fuente renovable de energía, así como servirse de alumbrado. Asimismo se han creado nuevas fuentes de empleo y mejoras en la calidad del suelo y de vida de las familias.

Por otra parte, ha facilitado el incremento en la producción de alimentos enfocado al autoabastecimiento municipal, al tiempo que especialistas-productores se han capacitado en talleres, cursos e intercambios.

Con incidencia en 22 municipios del país, este proyecto es una demostrativa señal del aporte en el ámbito científico-técnico de la Estación Experimental de Pastos y Forrajes Indio Hatuey, centro que el próximo 8 de marzo arriba a 55 años de fundado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *