La biomasa como fuente renovable de energía para el medio rural. BIOMAS-Cuba. Fase III

BENEFICIARIOS DE LA FASE III

  • Cerca de 15 000 mil productores/as agropecuario/as, en 8 municipios de 6 provincias serán beneficiados, de forma directa con conocimientos, información, recursos y acciones de sensibilización y capacitación.
  • 508 544 personas que residen en esos municipios del primer y segundo nivel de intervención, de manera indirecta, con alimentos y energía eléctrica, así como con la reducción de la contaminación y de vulnerabilidades locales ante los impactos del cambio climático.
  • Investigadores/as y profesores/as de centros científicos nacionales y locales, universidades y centros universitarios municipales responsables de aportar propuestas de buenas prácticas agrícolas y resultados científicos para la producción local sostenible de alimentos y energía.
  • Los gobiernos y otros actores locales de los 8 municipios, que contribuyen a implementar la descentralización y las estrategias de producción integrada de alimentos y energía.
  • Los productores/as y sus familias de 32 fincas en 18 municipios, de tercer nivel, en 8 provincias, que actuarán como escenarios demostrativos de referencia para la Fase III.

El proceso de inclusión de la producción integrada de energía a partir de FRE y de alimentos se realizará a través de la formación e integración de actores en redes. A partir de esta base institucional, reuniendo entidades con el conocimiento técnico, gobiernos municipales y productores, se fomentará la implementación de estrategias municipales que incluyen la producción integrada. En este tema, el Programa contará con la experiencia del Pro­grama para el fortalecimiento de las capacidades municipales para el desarrollo local (PRODEL) de COSUDE, así como de PIAL, PADIT, BASAL, Agrocadenas y PAAS.

Asimismo, se contribuirá a extender las experiencias logradas en Martí y Perico con el despliegue de la Plataforma InnovaCuba en los municipios Cabaiguán, Manatí, Urbano Noris, Calixto García y Media Luna, así como realizar intensas sinergias con el proyecto GEF-PNUD Bioenergía en Manatí y Yaguajay, territorios donde se desplegará.

Adicionalmente, el Programa apoyará la implementación de estas estrategias y de los proyectos productivos locales, con una atención particular al fortalecimiento de las capacidades productivas pero también de autogestión de los actores locales.

La estrategia de comunicación, informada por las actividades de sistematización sobre resultados y ejercicio de gestión de conocimiento, incluye también actividades de incidencia política en las comisiones estatales encargadas de las políticas de energías renovables con miras a cambios cualitativos en las políticas nacionales coordinadas por ministerios y entidades nacionales relevantes. Estos elementos sentaran las bases hacia la masificación de las estrategias municipales de producción integrada y, por tanto, la sostenibilidad de políticas locales.

La estrategia de intervención de BIOMAS Fase III, encaminada a lograr los resultados previstos, considera varias etapas y niveles de intervención. En la Fase II el enfoque se dirigió explícitamente a la formulación e implementación de ELPIAE, las cuales, como se plasmó en el informe final de la Fase II, han comenzado a ser un instrumento de importancia en manos de los seis gobiernos donde se implementan y otros municipios han solicitado asesoría al respecto; por esta razón y considerando las experiencias adquiridas, se ha considerado apropiado en la Fase III continuar adquiriendo experiencias en la implementación de la ELPIAE y su perfeccionamiento en Cabaiguán, para consolidar la metodología desarrollada, y en los restantes cinco municipios (Martí, Calimete, Manatí, Guantánamo y Urbano Noris) la concentración será en apoyar la implementación de las estrategias formuladas desde la Fase II, con acciones específicas que tengan una importancia estratégica y un alto impacto. Asimismo, en la Fase III se priorizarán como nuevos aspectos de intervención la formación de capacidades técnicas en Cuba para el desarrollo de la bioenergía, la creación de Centros Locales de Servicios Especializados en Bioenergía, como plataforma de diseminación de los resultados del proyecto e incluyan  el aseguramiento de la calidad, la inclusión de la bioenergía en los currículos docentes, una prioridad a la sistematización y un mayor nivel de incidencia en políticas públicas, considerando que esta nueva fase, dado que es de salida, estará enfocada a la consolidación de los resultados.

Asimismo, se brindará asesoría en la formulación e implementación de las ELPIAE en otros territorios, y se apoyará la aprobación y aplicación de políticas energéticas y redes locales de trabajo que estimulan y promueven la Producción integrada de Alimentos y Energía (PIAE).

Aunque la Fase III beneficiará a 508 544 personas, de forma indirecta, los beneficiarios directos serán 15 000, los cuales mejoraran su nivel de vida por el incremento de empleos e ingresos, el mayor acceso a alimentos, servicios, disponibilidad adicional de energía, equipos e insumos, la simplificación del trabajo y la participación.

El factor que más sustenta la sostenibilidad del Proyecto es que se apoyará en los sistemas existentes en Cuba, al involucrar a los gobiernos municipales, como los principales coordinadores en la escala local, y otros actores locales, los cuales concebirán las inversiones en moneda nacional como parte de los planes económicos anuales de cada gobierno y entidades estatales, y utilizar las estructuras municipales del Poder Popular (AMPP) para las rendiciones de cuenta de estrategias y programas de desarrollo.

Para la implementación del Programa se utilizarán los sistemas existentes en Cuba, tales como las estructuras de gobierno, de la agricultura estatal y del sector cooperativo y campesino a nivel local, los Centros Universitarios Municipales, los especialistas locales del CITMA, los centros de investigación contrapartes, y otros que participan en el Proyecto.