La biomasa como fuente renovable de energía para el medio rural. BIOMAS-Cuba. Fase III

¿Por qué una fase III ?

BIOMAS-Cuba ha logrado durante sus fases anteriores visibles resultados (ver resultados y reconocimientos alcanzados en fases anteriores) por lo que se ha convertido en un proyecto de referencia en Cuba y en América Latina para la COSUDE y otros organismos e instituciones para los que la producción de alimentos y energía de manera integrada constituye una prioridad.

DESAFÍOS PARA LA FASE III

La Fase III tiene que enfrentar diversos desafíos del contexto cubano y contribuir a su solución, tales como: la alta dependencia del país de alimentos y combustibles importados, la necesidad de cambiar la matriz energética cubana, en la cual las fuentes renovables de energía (FRE) deben aumentar su incidencia del actual 4% de la generación eléctrica al 24% en el año 2030, la alta vulnerabilidad de la agricultura al cambio climático y la necesidad de disponer de un pertinente marco legal, regulatorio y normativo para una mejor utilización de las FRE.

Asimismo, otros desafíos para la tercera fase que se propone abarcan lograr un énfasis especial en actividades que no se lograron potenciar al nivel requerido o que se aprecia su necesidad en la actualidad, tales como las siguientes:

  • Completar con el equipamiento y los insumos necesarios las experiencias logradas en los biodigestores de lagunas tapadas, la gasificación de la cáscara de arroz para el secado de este grano, la producción y uso de biodiesel como apoyo a los programas locales de desarrollo agropecuario, la implementación de la ELPIAE, incluida la extensión de las redes de distribución de biogás a las comunidades rurales, y las fincas demostrativas en municipios de ocho provincias, con su sistematización.
  • Continuar los pilotajes sobre sistemas agropecuarios sostenible con el uso integrado de las FRE, en aquellos escenarios productivos y poblaciones no representados hasta ahora, especialmente las más vulnerables, de manera de ofrecer productos apropiados para ellos.
  • Incrementar la utilización del biogás en la cocción, refrigeración, alumbrado y generación de energía, para reducir los consumos de electricidad y mejorar la calidad de vida.
  • Introducir en las fincas demostrativas otras tecnologías asociadas a las FRE, como calentadores solares de agua, aerobombas y paneles solares fotovoltaicos para electricidad doméstica y bombeo de agua, con el propósito de mejorar la matriz energética de las mismas.
  • Sistematizar y documentar los resultados e impactos de los sistemas productivos, los modelos de negocios y emprendimientos desarrollados e implementados, lo que requiere un monitoreo sistemático de los beneficios sociales, económicos y medioambientales logrados, además del análisis económico y financiero para cada escenario, con el fin de fundamentar la viabilidad de repetir esta experiencia en las condiciones del país y elaborar productos del conocimiento en función de los diversos públicos metas, como un aspecto clave es la estrategia de IPP.
  • Elaborar un Programa de Comunicación e Incidencia en Políticas con el mayor alcance nacional, incluyendo escenarios de intervención demostrativos, con las buenas prácticas que se obtuvieron en las Fases I y II, teniendo en cuenta la pertinencia y la posible sinergia con otras intervenciones y actores, de manera de lograr este trabajo con alta eficacia y eficiencia. Reforzar las acciones de sistematización de resultados y buenas prácticas.
  • Desarrollar una plataforma de diseminación de los resultados de las tres fases del Programa, sin apoyo financiero del mismo, sino a partir de los propios recursos de los usuarios, para potenciar su sostenibilidad. Ello se realizará con oferta de servicios de asesoría en diseño, factibilidad, capacitación, construcción, montaje y desarrollo de planes de negocios, así como la incidencia en la creación de mercados locales de insumos y de otorgamiento de créditos.
  • Priorizar como beneficiarios a un mayor número de campesinos de menos recursos y contribuir con las instituciones a crear las condiciones que faciliten el acceso de estos al uso de la energía renovable (créditos, facilidades de servicios, fomentar producciones nacionales de medios e insumos con precios favorables, etc.).
  • Apoyar con expertise a la industria cubana en la fabricación, completa o parcial, de insumos, componentes y equipos para las plantas de biodiesel y biogás, gasificadores y otros equipos que consuman energía generada con fuentes renovables.

Respecto a las cuestiones de género, considerar los avances alcanzados en la equidad de género en las fases anteriores e incorporarlos como buenas prácticas en la Fase III del proyecto, en especial:

  • Profundizar los diagnósticos participativos de género con énfasis en las situaciones del contexto y en la distribución inequitativa de los roles en el seno de la familia, como una garantía para la formulación y restructuración exitosa de la  estrategia de género;
  •  Intensificar la preparación de aquellas mujeres identificadas en los territorios con capacidad de liderazgo;
  • Continuar perfeccionando la estrategia de capacitación sobre género para el fortalecimiento de feminidades y masculinidades armónicas tributarias de equidad e igualdad de oportunidades y derechos;
  • Fomentar la utilización de medios alternativos de divulgación de buenas prácticas en el proceso productivo;
  • Crear espacios sociales informales que profundicen en el mejoramiento de interrelaciones entre hombres y mujeres y con las coordinaciones y direcciones del proyecto.